Competir: ¿cuál es la prisa?

En los comienzos de Olympia, Victoria D'Ariano reflexiona sobre la competencia y explica por qué piensa que no deberías darte prisa.

Como las competencias se hacen cada vez más populares, la demanda aumenta. Todos están ansiosos de subir al escenario y competir en su primera aparición. Este blog se referirá a las competencias y el motivo por el que NO DEBERÍAS darte prisa para subir al escenario. A partir de mi experiencia personal, haberme dado prisa para competir es mi mayor arrepentimiento.

Fui atleta durante toda mi vida, siendo la natación competitiva mi deporte principal. Nadé desde los 5 hasta los 20 años. Entrenaba entre 4 y 5 horas por día, seis días por semana. Cuando dejé el equipo universitario de natación, tenía mucho tiempo libre y necesitaba algo para hacer para canalizar mi tiempo y mi energía. Como siempre fui muy activa, me encontré en el gimnasio, mucho tiempo. Comencé a hacer entrenamiento con pesas y en poco tiempo me atrapó. Leí artículos de Bodybuilding.com y compré todas las revistas de salud y entrenamiento para mujeres para conocer más. Además, comencé a seguir a varios competidores de entrenamiento en Instagram y pronto ingresé al mundo de las competencias.

Al principio, no entendía las competencias: el falso bronceado, el maquillaje exagerado, los trajes. Todo me parecía extraño. Debido a que había entrenado durante toda mi vida para ir en contra del reloj, entrenar para mostrar algo en un escenario era un concepto al que necesitaba acostumbrarme, y aceptar totalmente. Cuando más lo seguía, más me intrigaba. Hice un par de amigos en el gimnasio y ambos se estaban preparando para sus propias presentaciones. Mi instinto competitivo comenzó a crecer y decidí competir, en 14 semanas.

Publicación compartida por victoriadariano (@victoriadariano) en

Sin entender completamente lo que significaba prepararme para una presentación y lo que puede hacer a tu cuerpo, busqué un entrenador. No averigüé demasiado y me decidí por el entrenador que estaba trabajando con mi amigo en ese momento. Si me conocieras a nivel personal, sabrías que soy un poco alocada, describirme como dedicada sería una sutileza. Me dio un plan e hice exactamente lo que me decía. Hice todo lo que me dijeron y nunca dudé o me cuestioné lo que estaba haciendo.

Al momento de inscribirme en el programa Bio Medical en Western University, estudiaba principalmente ciencias. No sabía nada sobre nutrición, nada. Siguiendo el programa, y una dieta estricta que nunca antes había hecho, reduje la grasa, con rapidez. Me enamoré del proceso porque veía como mi cuerpo cambiaba y lucía diferente, algo que nunca antes había experimentado. Mi presentación se acercó rápidamente y finalmente gané. Todavía recuerdo la emoción y la adrenalina de subir por primera vez al escenario. Me encantó, y supe que era algo que haría durante muchos de los próximos años.

Entonces, ¿por qué lamentaría empezar a competir tan pronto si gané?

Déjenme destacar un par de cosas que hice mal (muy mal) antes de participar en mi primera competencia. La primera: no sabía NADA sobre lo que era competir y lo que hace a tu cuerpo. La segunda: no sabía NADA sobre nutrición, lo que es saludable y lo que no con respecto a una dieta durante la preparación para un concurso. La tercera: me apresuré al conseguir un entrenador, no sabía NADA sobre la persona o sus credenciales. Pero, ¿gané bien? ¿Cuál es el problema? El tema es que este deporte se refiere a la LONGEVIDAD, no solo a hacer una presentación y luego no poder volver a competir nuevamente debido a algún daño severo que hayas causado a tu cuerpo al no saber estos tres puntos principales.

Vuelvo a mencionar estos puntos para que queden muy, muy claros:

  1. No sabía NADA sobre lo que era competir y lo que hace a tu cuerpo.
  2. No sabía NADA sobre nutrición, lo que es saludable y lo que no con respecto a una dieta durante la preparación para un concurso.
  3. Me apresuré al conseguir un entrenador, no sabía NADA sobre la persona o sus credenciales.

Si estás a punto de competir en tu primer presentación y pierdes de vista alguno de estos puntos, da un paso atrás. Déjenme decirles algo: las competencias siempre van a estar allí. No te des prisa por competir, en especial si vas a hacerte daño mientras intentas lograrlo. Lucir fabulosa y ganar un trofeo por un día y solo un día no valen la pena las repercusiones a las que te puedes enfrentar después de la presentación, cuando te das cuenta de que te apresuraste.

Me apresuré. Me doy cuenta ahora; debido a que me apresuré, en este momento doy un paso atrás. En lugar de avanzar después de competir, retrocedí. Y para poder volver a competir, tuvieron que pasar dos años fuera de las competencias para dejar que mi cuerpo se regularice y volver a la "normalidad".

No digo esto para asustarlos, sino para informarlos. Las competencias siempre están allí, pero después de participar en una presentación sin preparación ni capacitación, tu salud puede no acompañarte.

Publicación compartida por victoriadariano (@victoriadariano) en

Antes de competir, CAPACÍTATE no solo en lo que se refiere a la preparación para el concurso (las dietas, el aspecto psicológico), sino en lo que respecta a las personas con las que vas a trabajar. ¿Tienen credenciales? ¿Tienen un buen historial de registro con sus atletas? ¿Sus atletas han hecho más de una presentación o el cuerpo no se los permite debido a una dieta pobre?

NUNCA TE APRESURES para competir. Siempre colócate a ti y a tu salud antes que una presentación y un trofeo por el primer lugar. Deseo que alguien me hubiera dicho esto antes de comenzar porque habría hecho muchas cosas de forma diferente.

Antes de competir, lee estos tres puntos, entiéndelos y busca las respuestas antes de subir al escenario. No deberías competir tan pronto como deseas, pero te lo agradecerás más adelante por haberte tomado el tiempo de responder estas preguntas antes de competir.

RECUERDA, EL ESCENARIO SIEMPRE ESTARÁ ALLÍ.

¿Deseas saber más sobre Victoria? Mira este video de una entrevista que dio con su prometido, Regan Grimes, en nuestra publicación The Scoop.