5 consejos para mejorar la productividad de tu suplemento para quemar grasa

Así hayas tomado quemadores de grasa antes o si el mundo de los termogénicos es nuevos para ti, estos son algunos consejos para que puedas aprovechar al máximo este suplemento para quemar grasa:

  1. bebe mucha agua: ya deberías estar ingiriendo un galón (o más) por día, pero al tomar un quemador de grasa, seguir este consejo es aun más importante. Como la cafeína contiene diuréticos en forma natural, y la cafeína es un ingrediente clave de cualquier quemador de grasa, lo más probable es que debas hacer un par de viajes más al baño para vaciar tu vejiga. Sin suficiente agua en tu sistema, corres más riesgo de deshidratarte. La deshidratación puede afectar el nivel de actividad del metabolismo, o básicamente hacerlo más lento, que es el efecto opuesto de lo que quieres lograr cuando estás intentando perder peso.

  2. No te excedas de la dosis recomendada: la dosis recomendada en la etiqueta no está ahí para decorar el frasco. Tampoco es que figura allí con el fin de decir "bueno, quizá esta sea la dosis correcta para ti, pero quizá no". Si tienes un medicamento recetado y la etiqueta dice "tomar 2 píldoras por la mañana y 1 por la noche", eso es lo que haces. De lo contrario, te arriesgas a sufrir los efectos adversos, y ¿quién QUIERE eso? La dosis recomendada figura en el envase para que sepas cuánto debes tomar para que el suplemento sea seguro y efectivo. Los científicos que desarrollaron la fórmula son los que recomiendan la dosis, no un musculoso cualquiera que "cree" que esa es la dosis correcta.
  3. Encuentra el quemador de grasa que más te convenga: cada uno reacciona de manera diferente a los diferentes ingredientes. Mientras que a alguna gente la cafeína no la afecta en absoluto, otras personas no la toleran. Revisa la etiqueta antes de tomar la dosis recomendada. Los termogénicos siempre contienen estimulantes, que son uno de los ingredientes fundamentales para la pérdida de peso, y si no consumes cafeína con frecuencia, serán más evidentes los efectos secundarios como sudar más (después de todo, tu metabolismo está trabajando más para quemar grasas), temblar un poco o la sensación de tener calor. Encuentra el mejor para ti.

  4. Maneja los tiempos de tus dosis adecuadamente: el nivel de efectividad depende en parte de cuánta comida tengas en tu estómago. Muchas veces las etiquetas de los termogénicos indican que debes tomar tu dosis con el estómago vacío, a primera hora de la mañana. Esto es porque de esta manera el cuerpo puede absorber el suplemento rápidamente y podrás sentir sus efectos más rápidamente también. También es posible que mejore la eficacia del quemador de grasas.
  5. No olvides tus ejercicios aeróbicos: si tu objetivo más importante es acelerar la pérdida de grasa, los ejercicios aeróbicos son críticos. De la misma manera en que los fisicoculturistas incorporan cardio hacia el final de sus preparaciones para competir así refuerzan la pérdida de grasa corporal, lo mismo ocurre contigo. Un plan de entrenamiento sólido y una dieta sana son importantes, pero la frutilla del postre es la ejercitación aeróbica, para que el quemador de grasa termogénico rinda al máximo. Muchos atletas toman su quemador de grasa antes de sus ejercicios aeróbicos de la mañana porque les aporta la energía que necesitan para atravesarlos. Este entrenamiento rápido de 25 minutos te ayuda a acelerar tu metabolismo para que empieces a sudar.