incluye más proteínas en tu dieta

Ya sabes que las proteínas son un componente fundamental en nuestra dieta, y son las responsables de muchas funciones, como por ejemplo la producción de enzimas, hormonas y otros químicos. Las proteínas mantienen el metabolismo funcionando de manera eficiente, la energía alta y los niveles de azúcar en la sangre estables. Además, a la hora de entrenar, un nivel adecuado de proteína le permite a tu cuerpo recuperarse apropiadamente luego de entrenar, y reparar el tejido muscular de la manera correcta. La lista de beneficios para la salud que obtenemos al comer la cantidad adecuada de proteínas es realmente infinita.

Pero no siempre tenemos tiempo para sentarnos y disfrutar de una comida completa de pechuga de pollo baja en grasa, carne magra o pescado. Una barra proteica como la BPI Sports' Best Protein Bar™ o un batido proteico pueden ayudar a obtener esos gramos de proteína tan necesarios, pero hay también otras maneras de consumir proteína. Sigue leyendo para descubrir maneras escurridizas de incluir más proteína en tu dieta:

Proteína como acompañamiento:

Cuando piensas en la proteína, probablemente piensas en el plato principal: carne, huevos, etc. ¿Pero has pensado en consumir proteína como acompañamiento? Sáltate el arroz integral o las papas y prueba frijoles, legumbres o granos como la quinoa, el amaranto o el mijo para incluir más proteína en tu dieta. La quinoa, por ejemplo, tiene 6 gramos de proteína por porción. Los guisantes verdes son una excelente manera de agregar proteína a tu comida, ya que tienen 8 gramos por porción y menos de 100 calorías. Las lentejas, los frijoles y los garbanzos también son opciones.

semillas

Cubre con semillas:

Desde semillas de cáñamo (13 gramos de proteína por 3 cucharadas) hasta semillas de calabaza (39 gramos de proteína por taza o 5 gramos por onza) y semillas de chia (5 gramos de proteína por 2 cucharadas), las semillas contienen más proteína que los frutos secos y menos grasa saturada. Tienen mayor cantidad de aminoácidos y pueden incorporarse a muchas comidas. Puedes agregarlas a yogur griego para aumentar el contenido de proteína, batidos proteicos, ensaladas, ¡e incluso pescado! Piensa en la tilapia cubierta de semillas de calabaza, por ejemplo. Incluso las semillas de girasol, las semillas de lino y el sésamo tienen proteína. Dos cucharadas de semillas de girasol agregan 6 gramos de proteína a tu comida. Puedes agregar semillas a sopas, vegetales asados en horno y más.

Come más verde para consumir más proteína

Sí, tu ensalada tiene proteína incluso antes de agregar salmón o pechuga de pollo cocinados al horno. Ya sea que comas en el almuerzo y/o la cena, es una excelente manera de obtener una fuente regular de proteína. Dos ensaladas al día pueden agregar más de 10 gramos de proteína a tu ingesta diaria. Tanto la col rizada como la espinaca contienen 5 gramos de proteína en una taza. El brócoli, los espárragos y la rúcula también tienen 5 gramos, pero en una porción más grande, 1 1/2 taza.

Agrega proteína en polvo:

Además de los batidos proteicos, la proteína en polvo como BPI Sports Best Protein™ se puede agregar a muchos bocadillos para aumentar el nivel de proteína. Puedes agregarla a comidas horneadas y postres como magdalenas, cupcakes y brownies, alimentos para el desayuno como panqueques, waffles y avena, e incluso yogur o budines.

panqueques proteicos

Come proteína en un bocadillo:

Ya te comiste tus platos principales, pero aún así puedes incorporar más proteína a tu día con solo cambiar tus bocadillos con muchos carbohidratos por unos con mucha proteína. El edamame, por ejemplo, tiene 16 gramos de proteína por taza. Las almendras tienen 7 gramos por 1/4 taza. El requesón tiene 25 gramos de proteína por taza. Come apio con mantequilla de maní para agregar 8 gramos de proteína. El fiambre de pavo, el hummus y el queso también son excelentes bocadillos para aumentar tu ingesta de proteína.