ejercicios para la residencia universitaria

Estás ocupado y tal vez no tengas tiempo para ir al gimnasio, pero eso no significa que no puedas incorporar a tu apretada agenda un poco de tiempo para completar un buen entrenamiento en tu residencia estudiantil, algunas veces a la semana. La vida universitaria está repleta de cursos estresantes, tareas extraescolares y reuniones sociales, pero estar en forma es importante tanto para tu salud física como para tu salud mental. Mantener la actividad con estos ejercicios para hacer en la residencia universitaria te ayudará a reducir el estrés, lo que a su vez mejorará en gran medida tu vida universitaria.

Cómo ejercitar con frecuencia sin acceso a un gimnasio y sin pesas. Aprende acerca de los entrenamientos de circuito que no necesitan equipos y son un entrenamiento que te permite hacer un ejercicios tras otro por un tiempo limitado, descansar en el medio, completar tu circuito y repetir. A continuación encontrarás un ejemplo de entrenamiento de circuito que puedes hacer usando solo el peso de tu cuerpo y te permite ejercitar todo tu cuerpo. Realiza cada ejercicio durante unos 30 segundos, descansa 10 segundos y luego sigue con el otro ejercicio.

Puede dificultarlo un poco si extiendes el tiempo durante el cual haces cada ejercicio con tu peso corporal. También puedes optar por incorporar pesas que puedes comprar y dejar en tu dormitorio. Con un solo par de mancuernas alcanza. Una vez que te acostumbres, puedes buscar otros entrenamientos de circuito para cada grupo de músculos en particular.

Elevación de rodillas:

Este ejercicio te permite elevar tu frecuencia cardíaca corriendo en el lugar. Mantén las manos a la altura de la cadera y toca tus rodillas cada vez que las elevas. El ejercicio de elevación de rodillas sirve para entrenar tus cuádriceps, glúteos y gemelos.

Sentadillas con salto:

Ponte de pie con las piernas abiertas en paralelo con la cadera y haz una sentadilla. Luego lleva el peso de tu cuerpo a tus talones y salta. Cae sobre las bolas de tus pies e inclínate hacia abajo en posición de sentadilla. Si te resulta demasiado, comienza con una serie regular de sentadillas con tu peso corporal. Este ejercicio para hacer en la residencia universitaria también es para tus cuádriceps, glúteos y gemelos.

flexiones de pecho sobre pelota de arena

Flexiones de pecho:

Recuéstate en el piso con suficiente espacio y los brazos completamente extendidos. Tu cuerpo debe crear una línea recta gigante de la cabeza a los pies. La mayor parte de tu peso debe estar en la zona pectoral. Las bolas de tu pies deben estar en contacto con el piso. Luego elévate del piso con tus brazos y contrae tus abdominales para que no cuelguen tus caderas. Luego baja y repite. Si quieres que el reto sea más grande, prueba cualquiera de las variaciones de flexiones de pecho, como Spiderman o Clap.

Escaladores:

Empieza en posición de plancha y haz de cuenta que corres hacia tu pecho, de manera que tus rodillas intenten tocarlo lo más rápido que puedas. Mantén tu cuerpo recto y tus manos debajo de tus hombros. Este ejercicio para todo el cuerpo que puedes hacer en tu residencia universitaria entrena los músculos de tu abdomen y espalda, isquitibiales, pectorales y hombros.

Saltos de rana:

El salto de rana es un ejercicio en varios pasos que puedes hacer en tu habitación, sin necesidad de ningún equipo. Comienza en posición de pie, cae en posición de sentadilla con tus manos tocando el piso, luego patea para volver a la posición de plancha (con los brazos extendidos hacia afuera). Luego vuelve tus pies a la posición de sentadilla y salta. Es un ejercicio excelente de acondicionamiento general para el torso, las piernas y los músculos de abdomen y espalda.

Elevaciones de piernas:

Recuéstate en el piso sobre tu espalda y haz presión sobre el piso con la parte baja de tu espalda. Ubica tus manos a los lados de la cadera o justo debajo del área del trasero y levanta ambas piernas rectas hasta un ángulo de 90 grados. Luego bájalas hasta que estén suspendidas justo encima del suelo (sin tocarlo).

Ejercicio Reverse Snow Angel:

Entrena tu espalda con el ejercicio reverse snow angel. Simplemente recuéstate en el piso mirando hacia abajo y con los brazos a los lados (las palmas mirando hacia abajo). Ubica tus manos a unas pocas pulgadas suspendidas sobre el piso uniendo tus homóplatos y dorsales. Mantén la cabeza mirando hacia abajo y, con un movimiento controlado, incorpora tus brazos pasando los hombros y hasta tus orejas, hasta que los pulgares se encuentren por encima de tu cabeza. Luego vuelve los brazos a la posición de inicio.