mujer corriendo

Si estás teniendo dificultades para perder peso y tu plan no está funcionando, no te alarmes: no estás solo. Bajar de peso es todo un desafío, especialmente cuando la dieta y el ejercicio no están dando los resultados que buscas. Sin embargo, los intentos fallidos para perder peso siempre tienen un motivo, por lo que algunos consejos sobre el tema te reencaminarán en poco tiempo.

Estás comiendo más de lo que crees

Una de las razones más comunes por las que al gente no logra perder peso es el gran tamaño de las porciones al momento de comer. Tal vez todo se resuma a que estás comiendo más de lo que crees. Aunque cada persona tiene necesidades diferentes cuando se trata de perder peso, el National Heart, Lung and Blood Institute (NHLBI) sugiere que los planes de entre 1.200 y 1.500 calorías ayudan a la mayoría de las mujeres a perder peso y los planes de entre 1.500 y 1.800 calorías suelen ser perfectos para los hombres. Llevar un registro de tu alimentación en un diario es un buen consejo para perder peso, ya que te permitirá estar al tanto de la cantidad exacta de calorías que estás consumiendo. Intenta hacer una lista de lo que comes o usar una aplicación que calcule calorías. Puede que los números te sorprendan.

consejo para perder peso - bebe más agua

Estás deshidratado

Beber muy poca agua es un factor que puede impedirte perder peso, ya que el agua sirve para darte sensación de saciedad sin sumarte calorías innecesarias. Beber agua antes de las comidas, e incluso durante el día, te ayuda a comer menos. Un estudio llevado a cabo en 2013 y publicado en Australian Family Physicians arrojó que beber 2 vasos de agua 30 minutos antes de cada comida es una estrategia efectiva para perder peso.

Estás ganando masa muscular

El hecho de que no estés perdiendo peso no implica que estás gordo. Cuando empiezas una rutina de ejercicios, puedes desarrollar tu masa muscular, la cual pesa más que la grasa corporal. Si estás estancado en tu pérdida de peso debido a tu entrenamiento, no te desanimes. Con el tiempo, lo más probable es que compruebes una disminución en tu peso, especialmente si tu programa para perder peso incluye una buena dosis de ejercicios aeróbicos. Según el NHLBI, hacer más de 300 minutos de ejercicio a la semana ayuda a perder peso.

No estás usando el quemador de grasa correcto o no estás aprovechando al máximo su efectividad

Tal vez sientas que este consejo es muy similar a otro que ya te dimos antes, pero si estás tomando un producto termogénico, debes mantenerte bien hidratado durante todo el día para tratar de optimizar sus resultados. Puesto que al consumir este producto tu metabolismo se acelera y sudas más, es fundamental que bebas mucha agua. También es importante que trates de beberla todos los días a la misma hora, preferentemente 30 minutos antes de comer para que te ayude a controlar tu apetito.

Los beneficios de RoxyLean

Quemadores de grasa, productos termogénicos... no importa qué nombre les des a estos suplementos auxiliares para perder peso, lo que debes saber es que no todos son iguales. De hecho, ese es el motivo por el que BPI Sports volvió a lanzar RoxyLean™, su famosa fórmula para perder peso. Este exclusivo quemador de grasa acelera tu tasa metabólica al tiempo que aumenta infinitamente tu nivel de energía y te permite tener una concentración y lucidez óptimas. RoxyLean™ no se parece en nada a la típica pastilla para adelgazar: es un quemador de grasa médicobiológico extremadamente concentrado. No solo te ayudará a perder grasa y te permitirá controlar tu apetito, sino que contribuirá a tu tonicidad, ya que este suplemento termogénico también favorece el desarrollo muscular en menor tiempo. Tanto la tiamina como la niacina, la fórmula patentada de BPI Sports y el resto de los ingredientes actúan en forma conjunta para ofrecerte óptimos resultados al momento de perder peso.

Tu ingesta de proteínas es baja

Consumir muy pocas proteínas obstaculiza la pérdida de peso. Las proteínas te ayudan a sentir sensación de saciedad, queman la grasa corporal, reducen el diámetro de la cintura y son una herramienta efectiva para la pérdida de peso, según datos publicados en 2015, en The American Journal of Clinical Nutrition. Los autores de este artículo sugieren consumir entre 25 y 30 gramos de proteína, como mínimo, en cada comida para disfrutar de los beneficios que esta ofrece en cuanto a la pérdida de peso. El pollo asado, los mariscos, la carne vacuna muy magra, el yogur griego sin aditamentos, el requesón bajo en grasa, las claras de huevo y la soja son excelentes fuentes de la mejor proteína.

Si necesitas una dosis extra de proteína, contempla la posibilidad de consumir los batidos proteicos que se elaboran con la proteína en polvo de BPI Sports. Hay diversas fórmulas entre las que puedes elegir, tales como la proteína lactosérica aislada, la proteína hidrolizada y otras, y todas tienen como elemento principal la proteína. Si quieres deliciosas recetas para preparar batidos proteicos, visita el blog de BPI Sports, donde encontrarás las deliciosas combinaciones del Chef Geo, entre ellas, el Batido proteico sabor Peanut Butter and Jelly

Tus hormonas no están equilibradas

El desequilibrio hormonal puede impedirte perder peso. El hipotiroidismo, el síndrome de Cushing, el síndrome de ovarios poliquísticos y la menopausia son trastornos relacionados con las hormonas que suelen impedir la pérdida de peso o incluso, llevarte a engordar, según datos de MedlinePlus. Si piensas que tus hormonas están incidiendo en tu peso, es momento de consultar a tu médico.

Estás reteniendo líquido

La retención de líquidos es otra de las razones por las que tu peso puede estar estático en la balanza. La retención excesiva de líquidos puede deberse a la menstruación, en el caso de las mujeres, pero también a una insuficiencia cardíaca o renal, o a un exceso de sodio en la dieta. Hay ciertos medicamentos que también pueden hacerte retener líquido.

No estás durmiendo suficientes horas

Lo creas o no, dormir muy poco puede ponerte en riesgo de engordar. Un estudio publicado en 2013, en American Journal of Epidemiology, arrojó que dormir menos de 7 horas por noche se considera un factor relacionado con el aumento de peso no deseado. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren un descanso de entre 7 y 8 horas por noche; tal vez este sea el consejo más fácil de seguir entre todos los que te dimos para bajar de peso. Conoce más sobre cómo el descanso incide en tu pérdida de peso ideal.

Estás demasiado estresado

Si bien es cierto que ciertas situaciones estresantes no se pueden evitar, también es verdad que el estrés constante puede elevar los niveles de cortisol, lo cual puede hacerte aumentar de peso. Según una edición de Today's Dietitian del 2009, el cortisol favorece la acumulación de grasa, aumenta el apetito y despierta un mayor deseo de consumir alimentos con muchas calorías.