entrenamiento de abdominales

Has entrenado duro en el gimnasio. Has hecho ejercicios aeróbicos sin parar. Sin embargo, no puedes ver tus abdominales. ¿Te suena conocido?

Tener abdominales sin grasa y esculpidos son el punto de referencia para un físico atractivo, posiblemente porque son difíciles de conseguir. ¿Por qué? Por más trillado que parezca, los abdominales se hacen en la cocina. No importa cuánto entrenes, si tu dieta no es la correcta, tus abdominales seguirán ocultos.

Afortunadamente, estamos aquí para ayudar. A continuación los cinco motivos relacionados con la dieta por los que no puedes ver tus abdominales.

  1. Los carbohidratos y el azúcar elevan el azúcar en sangre: debes estar pensando, "no soy diabético. ¿Por qué debo preocuparme por el azúcar en la sangre? En pocas palabras, cuando ingieres carbohidratos y/o azúcar, se eleva el azúcar de tu sangre, lo que aumenta el nivel de insulina en el flujo sanguíneo. La insulina es la hormona que acumula la grasa, por lo que cuando tus niveles de insulina se elevan, tu cuerpo deja de quemar grasas para obtener energía.
  2. Insulina: para trabajar sobre el N° 1, la insulina elimina la glucosa del flujo sanguíneo. Sin embargo, cuantos más carbohidratos/azúcar consumas, más se desensibilizan tus células a las señales de la insulina, lo que significa que la glucosa permanece en el flujo sanguíneo. Los altos niveles de glucosa en la sangre son tan tóxicos que tu cuerpo literalmente trata de salvarte y trata de acumular el exceso como grasa.
  3. Los carbohidratos y el azúcar no utilizados se acumulan en forma de grasa: el cuerpo metaboliza los carbohidratos y el azúcar en forma de glucosa. Si no quemas esta glucosa para convertirla en energía, el adicional se acumula como glicógeno en el hígado o en los músculos. Sin embargo, cuando esos espacios de almacenamiento están completos, tu cuerpo no tiene otra opción: convierte la glucosa en grasa y la acumula en los rollitos, los rollos y en las caderas.
  4. El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa es tu enemigo: solo los atletas de alto nivel pueden soportar pequeñas dosis de jarabe de maíz con alto contenido de fructosa debido a su loco metabolismo. Por el contrario, el cuerpo de una persona promedio no utiliza la sustancia azucarada. No tiene valor nutricional y por lo tanto se acumula en forma subcutánea como grasa corporal. Evítalo leyendo detenidamente las etiquetas de los alimentos, en particular las de los alimentos procesados, bebidas deportivas, jugos y barras energéticas.
  5. Las proteínas y las grasas saludables no afectan el azúcar en sangre: una dieta rica en proteínas y en grasas saludables pero baja en carbohidratos es la mejor forma de controla el azúcar en la sangre. Ni las proteínas ni las grasas harán que el azúcar en sangre se eleve como lo hacen los carbohidratos. Las grasas han tenido mala reputación, pero de hecho tu cuerpo necesita que los ácidos grasos funcionen. Además, a diferencia del azúcar, el omega-3 ha demostrado reducir los triglicéridos.

La forma más fácil de mantener tu nutrición bajo control es controlando el consumo de macronutrientes. Las cifras son únicas para ti y tus objetivos y brindan una forma fácil de mantenerte controlado. Respeta tu dieta por al menos seis semanas y observa como aparecen tus abdominales.

Para obtener mejores resultados, prueba Best BCAA Shredded™ antes de tus ejercicios aeróbicos en ayunas. No solo que ayudará a conservar los músculos sin grasa por los que tanto has luchado, sino que te ayudará a quemar esa terca grasa corporal durante el entrenamiento.