kris drew el juego de las comparaciones

Nuestra última colaboradora de la Semana de la Salud de la Mujer es una experta en bienestar que transmite en vivo, y entrenadora personal que usa su pasión por la salud y el entrenamiento para ayudar a otras personas a alcanzar sus objetivos. Sigue leyendo para enterarte qué dijo Kris Drew sobre los estándares poco realistas que las redes sociales quieren imponer sobre la mujer actual:

No puedo estar sola en el juego de las comparaciones, especialmente en el intenso mundo de las redes sociales en las que vivimos actualmente. Cuando me convertí en una apasionada extrema por la salud y el bienestar no había Instagram. Era solo yo, mi entrenamiento y los pensamientos en mi cabeza. Realmente era tiempo que pasaba en soledad. Era tan terapéutico ir al gimnasio, dejar mi teléfono en el casillero y tener tiempo de calidad "conmigo misma".

Luego llegó la época de la locura de las redes sociales: Instagram, Snapchat, Instagram Stories, registrarse en Facebook y la lista sigue y sigue.

De repente, estaba mirando Instagram en forma obsesiva para seguir chicas que entrenaran, planificando qué videos de entrenamiento podría filmar, pineando indumentaria de lycra para comprar así luciría más linda en las fotos, registrándome para que las personas supieran que estaba entrenando. Ensayaba Boomerangs que me hacían ver en forma, pedía recipientes para batidos que fueran fotogénicos y ni siquiera me hagan hablar de mi cabello. De hecho, me siento exhausta de solo tipear todo esto.

kris drew

¿Por qué hacerlo entonces? El motivo es tonto, pero es imposible no hacerlo cuando me siento constantemente bombardeada con las "fitspo" de las redes sociales. Es difícil no compararse a una misma con chicas que tienen atuendos de entrenamiento perfectos con abdominales bien marcados y el cabello trenzado impecable. Estas chicas son inspiradoras por una razón: ponen mucho esfuerzo en esas fotos, pero eso para mí no es la vida real.

La vida real es apurarme para ir a un entrenamiento con ropa de lycra completamente negra porque eso es lo más fácil y lo que tengo a mano para ponerme en mi guardarropa. La vida real es tener mi cabello atado en un rodete desarreglado y esconderlo debajo de una gorra. La vida real es batidos en una taza de viaje porque ¿quién tiene tiempo para hacerlas ver estéticamente agradables cuando sales corriendo de tu casa en la mañana? La vida real es ir al gimnasio sin maquillaje porque quiero sudar lo máximo posible sin tener que preocuparme por si se me corre el maquillaje. La vida real es tener un día donde me siento hinchada y no puedo ver mis abdominales y menos aún publicar una fotos de ellos.

La vida real es justamente eso: real, sucia, desarreglada y no siempre estéticamente agradable. La vida real es recordar que las chicas que lucen perfectas en las fotos no son perfectas, incluso si encuentran el filtro perfecto.

Es difícil no entrar en el juego de las comparaciones, pero a veces solo debes mantenerte alejada del patio de juegos por un día. ¿Mi consejo? Dejar tu teléfono celular en el auto y concentrarte en tener un entrenamiento increíble.

Más acerca de Kris:
Kris Drew es una persona que ama levantarse temprano, una fanática de los postres y una ávida lectora a la que le encanta cocinar y siempre está dispuesta a probar distintos tipos de entrenamiento aunque sea una vez. Se crió en una granja donde se cultivaban cacahuates en el suroeste de Virginia, pero desde entonces se mudó a LA con su novio y su perro yorkie, Tank. La encontrarás entrenando en BRICK LA, en Instagram @thefitbutler y en www.thefitbutler.com.