Consejos para alcanzar las metas fijadas en Año Nuevo

Según se ha calculado, el porcentaje de personas que realmente mantienen firmes las propias metas impuestas en Año Nuevo es de 8%. ¡Caramba! Ahora que lo sabes, ¿cómo haces para convertirte en uno de esos pocos que alcanzan el éxito?

Aunque hay cosas de la vida en las que no podemos ayudarte, como encontrar el amor, ahorrar dinero u organizarte mejor, hay algo para lo que sin duda somos expertos: ayudarte a perder peso. A continuación, te damos los diez mejores consejos para deshacerte de esas libras extra y lucir el cuerpo que siempre has anhelado:

Elabora una lista antes de ir a comprar comida.

Lo que comes depende en gran medida de lo que compras, de manera que antes de ir al supermercado, elabora una lista de todo lo que necesitarás según el plan de alimentación para esa semana. Si de pronto sientes la tentación de darte algún gusto, asegúrate de que sea con alimentos incluidos en la lista para que no te desvíes del buen camino. Y lo más importante de todo: NUNCA salgas a comprar comida con el estómago vacío. Tienes más posibilidades de elegir comida saludable cuando sales de compras sintiéndote satisfecho.

Sé más estricto con las proteínas.

Aunque consumir grasa es importante, no todos los tipos de grasa son iguales. Si vas a comprar carne, trata de elegir los cortes magros para reducir al mínimo tu ingesta de grasa diaria. Por ejemplo, un filete de ojo de bife de 3 oz. tiene 15g de grasa en comparación con un filete de lomo del mismo tamaño, que solo tiene 5g. Lo mismo ocurre con los lácteos. Busca las opciones con bajo contenido graso.

Si quieres aumentar tu consumo de proteínas para perder peso, intenta reemplazar los bocadillos que comes habitualmente por un batido proteico. Nuestro blog te ofrece muchas recetas deliciosas y fáciles de preparar.

Registra en un diario tu alimentación.

Un motivo común por el que tal vez te resulte difícil perder peso es, sencillamente, que estás comiendo más de lo que crees. Aunque cada persona tiene necesidades diferentes, el National Heart, Lung and Blood Institute (NHLBI) sugiere que los planes de entre 1.200 y 1.500 calorías ayudan a la mayoría de las mujeres a perder peso y los planes de entre 1.500 y 1.800 calorías suelen ser perfectos para los hombres. Llevar un registro de tu alimentación en un diario y estar al tanto de las calorías que consumes te ayudará a controlar tu ingesta cotidiana y a asumir tu responsabilidad cuando te extralimites.

Bebe mucha agua... pero muchísima.

una mujer bebiendo agua

Beber agua durante el día y antes de las comidas te ayuda a comer menos. ¿Sabes por qué? Porque el agua te ayuda a sentir sensación de saciedad sin necesidad de incorporar calorías. Según un estudio de 2013 publicado en Australian Family Physicians, beber dos vasos de agua 30 minutos antes de una comida es una estrategia efectiva para perder peso. No encontrarás método más sencillo que este.

Duerme una buena cantidad de horas cada noche.

Cuando duermes poco, tu cuerpo sufre las consecuencias. Una investigación llevada a cabo por el Dr. Van Cauter arrojó que quienes no duermen lo suficiente son más propensos a tener más hambre porque sufren una disminución en el nivel de hormonas que regulan el apetito. Además, los efectos psicológicos de la fatiga y del hambre son similares, de modo que si te sientes cansado, puede que racionalices esa sensación atribuyéndola al hambre y decidas comer más, en lugar de descansar más.

De hecho, un estudio publicado por Annals of Internal Medicine demostró que un grupo de personas a dieta perdió un 55% menos de grasa que otro grupo alimentado con la misma dieta, pero con más horas de descanso. Los integrantes del primer grupo tenían más hambre, menor sensación de saciedad después de las comidas y desgano para hacer ejercicio: una combinación letal.

Aprovecha el frío.

Cuando se activa, el tejido adiposo pardo, también llamado grasa parda, genera calor y el calor, a su vez, quema calorías. Este efecto termogénico incrementa la cantidad de energía que usa el cuerpo y, teóricamente, lo induce a aprovechar el exceso de grasa acumulada a modo de "combustible", lo cual te ayuda a perder peso.

Sin embargo, vivimos en un mundo donde muy pocas veces estamos en ambientes no climatizados, de modo que el cuerpo no tiene tanta necesidad de quemar células de grasa parda. Por suerte, existe una solución sencilla. Bajar el termostato de tu hogar a unos 65° Fahrenheit, que evite el aletargamiento, ducharte con agua fría en la mañana y pasar más tiempo al aire libre, en contacto con el frío, son maneras de contribuir a que la grasa parda se active. ¿Estás listo para quemar calorías? Pues, ¡a tiritarrr!

Prepara comidas con MCT.

Los triglicéridos de cadena media, también denominados MCT por sus siglas en inglés, son un tipo de ácido graso que el organismo puede metabolizar y absorber fácilmente para usarlos como energía. Esto se debe a que los MCT llegan directamente al hígado, sin pasar por el habitual y extenso proceso de digestión, por lo que en cuanto ingresan al torrente sanguíneo, el organismo puede usarlos al instante como energía.

Además, cuando una comida contiene MCT, el organismo quema más calorías durante el proceso de digestión. Cuantas más calorías se queman, menos se acumulan, lo cual reduce los niveles de grasa generales en el cuerpo. El aceite a base de MCT se encuentra naturalmente en los aceites de coco y de semilla de palmera, en el queso, la mantequilla, la leche entera y el yogur entero, pero también se vende listo para consumir.

No descuides los ejercicios aeróbicos.

un hombre corriendo

Aunque un buen plan de entrenamiento y una dieta saludable son necesarios para perder peso, los ejercicios aeróbicos son un complemento fundamental. De hecho, muchos fisicoculturistas recurren a los ejercicios aeróbicos en la etapa final de su entrenamiento para competir, a fin de estimular la quema de grasa. El secreto reside en la cantidad de calorías que se pueden quemar durante cada sesión. Por ejemplo, en una larga sesión de ejercicios aeróbicos es posible quemar hasta 800 calorías, dependiendo del tiempo de duración y del nivel de intensidad de dicha sesión.

…ni el entrenamiento con pesas.

Tal como te explicamos antes, los ejercicios aeróbicos son fundamentales... pero no tanto como el entrenamiento con pesas. Esto podría contradecir todo lo que crees saber, pero espera, deja que te expliquemos. Para perder una libra de grasa, debes quemar 3500 calorías. Podría ser que, según tus cálculos, pierdas calorías más rápidamente con los ejercicios aeróbicos, pero el entrenamiento con pesas puede estimular tu metabolismo por hasta 36 horas después de haber terminado de entrenar.

Eso significa que, en lugar de quemar 60 calorías por hora mientras estás sentado viendo televisión, quemarás 70. Multiplica esas 10 calorías extra por 36 horas y suma ese número a la cantidad de calorías quemadas durante tu entrenamiento, y comprobarás hasta qué punto es beneficioso entrenar con pesas.

Usa un quemador de grasa como suplemento.

Los quemadores de grasa incrementan tu tasa metabólica, te garantizan una energía inagotable y controlan tu apetito. Si lo combinas con los consejos que acabamos de darte, este trío de beneficios puede ayudarte a maximizar resultados a la hora de perder peso.

Pero no todas las "píldoras para adelgazar" son iguales. RoxyLean™ es un exclusivo quemador de grasa médicobiológico de alta concentración. Elaborado con tiamina, niacina y la fórmula patentada de BPI Sports, este producto termogénico te ayuda a estilizar tu figura, controlar los antojos e incluso tonificar los músculos, puesto que nuestra fórmula también potencia los ejercicios que haces para aumentar la masa muscular.

Cuando hablamos de metas fijadas en Año Nuevo, tal vez sientas que llevas las de perder. Sin embargo, el mismo estudio que indica que solo un 8% de las personas alcanzan sus metas, también arrojó que quienes realmente se proponen alcanzar un objetivo están 10 veces más cerca de alcanzarlo que quienes no lo hacen.

¿Este será tu año?