entrenador personal

Los meses del invierno se caracterizan por aniquilar las metas fijadas en Año Nuevo. Quizás se deba al clima frío, a la falta de sol o tal vez ocurra que te falta motivación. Sea cual sea la causa, si estás pensando en un entrenador personal para que te ayude reencaminarte, primero lee nuestro artículo. Aunque no hay nada como tener a alguien que te impulse a esforzarte al máximo, para muchas personas, un entrenador personal no es una opción muy viable. A continuación, te damos cinco razones por las que, habitualmente, la gente decide hacerse cargo de su propio entrenamiento:

Dinero

Si el dinero no es un problema para ti, pasa a la razón N.° 4. Para los demás, el dinero es una cuestión fundamental al momento de ponernos en forma. Si tenemos en cuenta los costos de la membresía del gimnasio, la indumentaria para entrenar y la comida saludable, veremos que en poco tiempo, el gasto se vuelve considerable. Si a todo esto le sumas un entrenador personal, es probable que agotes todos tus ahorros. Según el Dr. Sal Arria, presidente de la National Board of Fitness Examiners, la tarifa promedio por hora de un entrenador es de entre $60 y 70 por sesión. Esta tarifa puede variar dependiendo del lugar en el que residas y de las credenciales del entrenador, pero a modo de ejemplo, establezcamos una tarifa de $60 por sesión. Si tienes pensado entrenar tres veces por semana, deberás pagar $180 a la semana, $720 por mes y la colosal suma de $8,640 al año. ¿Hace falta decir más?

Horarios

Salvo que seas el único cliente de tu entrenador personal, lo más probable es que tengas que buscar horarios en la semana que se adapten a los compromisos de los dos. E incluso así, después de haber fijado un horario, habrá días en los que las circunstancias propias de la vida se interpondrán en tu camino: puede surgir una reunión de último momento, puedes enfermarte o puede que a alguien se le pinche una llanta. Alternativamente, si no te ves en la necesidad de acomodar tus horarios Y los de otra persona, es mucho más sencillo encontrar el tiempo para escaparte a una clase de gimnasia.

Es tu cuerpo

Un entrenador personal es fabuloso si necesitas un curso acelerado sobre máquinas de gimnasia, si necesitas aprender una determinada técnica o si, sencillamente, quieres a alguien que te impulse a completar todas las repeticiones. Pero a fin de cuentas, lo único que tu entrenador puede hacer es guiarte, no hacer los ejercicios por ti. Tú debes decidir cómo te sientes con cada ejercicio, cuáles te dan resultado y cuáles son inútiles para ti. Aunque es probable que un entrenador elabore un plan personalizado acorde a tus metas, tú deberías participar al momento de decidir el peso con el que trabajarás, la cantidad de repeticiones y los ejercicios que harás, basándote en lo que tu cuerpo te indica.

Aplicaciones de entrenamiento

Tu teléfono te acompaña las 24 horas de los 7 días de la semana, así que ¡aprovéchalo! Hay infinidad de aplicaciones de entrenamiento que pueden ayudarte a perder peso, llevar un control de los macronutrientes, darte instrucciones paso a paso para tu rutina de ejercicios, etc. Lo único que debes hacer es encontrar la aplicación más adecuada para ti. Echa un vistazo a algunas de las que te recomendamos en Las diez mejores aplicaciones de entrenamiento: parte 1 y parte 2.

Internet

Ingresa "plan de entrenamiento" en Google y en pocos segundos, tendrás a tu disposición más rutinas para elegir. Internet ha facilitado al máximo la tarea de aprender cosas nuevas, ¡así que aprovéchala! Suscríbete a canales de YouTube, imprime tus rutinas de entrenamiento favoritas y dedícate a investigar un poco. En poco tiempo, ¡estarás promocionando tus propios servicios como entrenador/a personal!