mamá que corre

Nuestra próxima colaboradora para la Semana de la Salud de la Mujer es una esposa, madre y corredora que ha encontrado la forma de equilibrar su pasión por correr con el amor hacia su familia:

¡Hola!

Mi nombre es Sara y escribo un blog en RunningWife.com y documento todos mis entrenamientos en mi cuenta de Instagram. Soy corredora, esposa y madre primeriza de mi hijo que nació el 1 de diciembre de 2016.

Tuve suerte de poder correr durante casi todo mi embarazo, solo tuve que dejar a las 36 semanas por un fuerte dolor del nervio ciático. Correr durante el embarazo no siempre fue algo sencillo, pero era muy gratificante. También me esforzaba por mantener el ritmo porque mi meta era correr en la Maratón de Boston cuatro meses después de dar a luz.

Sabía que era factible, pero también sabía que para llegar a la línea de salida saludable y preparada tendría que ser creativa para hallar momentos para correr.

Ser mamá primeriza no quiere decir que tengas que dejar de lado todo lo que te gusta hacer. ¿Será diferente? Seguro. Sin embargo, aún puedes hacerte un momento para correr; quizás solo sea más difícil hallar ese tiempo. Estos son algunos de mis consejos para que las mamás ocupadas puedan incorporar esta actividad en sus vidas:

Easton y Sara

Entrena durante las siestas

Antes de tener un bebé, siempre me imaginé que mi hijo tomaría largas siestas de 2-3 horas. En cambio, mi hijo duerme un MÁXIMO de tres siestas de 45 minutos por día. Eso no me dejaba con mucho tiempo pero hice lo que podía.

Apenas lo acostaba, me llevaba el monitor al sótano y corría tanto como podía en la cinta. Durante los primeros meses, podía sentarse en la mecedora mientras yo corría pero ahora que es más grande ya no quiere saber nada.

Aprovecha todo el tiempo que duerman por día para hacer lo que puedes. Quizás no sea lo que planificaste, pero algo es siempre mejor que nada.

Haz que tu bebé participe en el entrenamiento

No podía correr con el bebé hasta que pudiera controlar su cabeza, pero podía hacerlo participar en otros aspectos del entrenamiento, específicamente el entrenamiento de fuerza. Los bebés son EXCELENTES pesas y cuando tienen uno de esos días donde no quieren que los sueltes, serán compañeros perfectos para un buen entrenamiento de fuerza.

Diviértete y verás que pasarás un momento genial con tu pequeño.

Invierte en un buen cochecito para correr

Una vez que puedas correr con el pequeño en un cochecito, todo cambiará. ¡Te permite pasar tiempo junto a él mientras practicas tu deporte favorito! La clave es hallar un cochecito bueno y fuerte que no sea difícil de empujar y que cumpla con tus necesidades de entrenamiento.

Siempre es una buena idea probarlos antes de comprarlos, ya que no son económicos y así puedes asegurarte de que has encontrado el ideal para ti. Correr junto a tu hijo en un cochecito no es fácil, pero es muy divertido y te proporciona un mejor entrenamiento. ¡Tendrás mucha más fuerza!

Incluye correr en tu cronograma

El horario de correr de mamá es tan importante como el momento personal de otras personas. Si quieres ser responsable, entonces debes incluir la actividad en tu cronograma semanal. Si puedes, planifica con anticipación qué días y en qué horario vas a correr. Como mamás, a menudo dejamos de lado lo que queremos y necesitamos, pero es importante que sea tu prioridad.

Sara corriendo

Aprovecha la cinta

Durante los primeros tres meses de vida de mi hijo, solo podía correr en la cinta. Si corriste durante un tiempo, sabes que la cinta puede ser muy aburrida y para nada emocionante; sin embargo, a veces es necesaria cuando tienes niños.

Prueba con diferentes entrenamientos para que el tiempo pase más rápido, o bien pon tu película o serie favorita de Netflix para que te acompañen durante la monotonía de las millas. Si piensas que es un momento para ti, lo disfrutarás más y ¡hasta llegarás a amarlo!

No temas pedir ayuda

Una cosa que tuve que aprender rápidamente es que tenía que estar dispuesta a pedir ayuda. Me organicé para que una persona viniera a ayudarme al menos una vez por semana así podía correr al menos una vez en casa. Esto era muy importante para mi psiquis y también me ayudó a tener tiempo para mí misma.

Ya sea tu esposo, una amiga o un miembro de tu familia, pídele que se quede con los niños durante una hora o dos, una vez o dos a la semana, y te sorprenderá cuánto puedes lograr y lo bien que te hace.

Ser mamá es el mejor trabajo del mundo, pero no quiere decir que tengas que dejar de correr si te encanta. Encontrar tiempo para ti es muy importante. Quizás no siempre sea algo sencillo, pero vale la pena.

Más sobre Sara:

Sara empezó a correr impulsada por su marido, un maratonista exitoso cuya meta es calificar para las pruebas olímpicas. Cuando empezó, correr era solo una forma de quemar calorías y estar activa, pero en 2010 se convirtió en su meta. Sara corrió su primera maratón ese mismo año. Desde entonces, redujo sus tiempos en una hora y nueve minutos, y calificó para la reciente Maratón de Boston 2017.

Easton

Su hijo, Easton, nació en diciembre de 2016. Si sacaste las cuentas, sí, eso quiere decir que corrió en la Maratón de Boston apenas cuatro meses después de dar a luz. Sigue sus esfuerzos y éxitos como madre, esposa y corredora en su blog e Instagram.