sistema nervioso central

¿Quién quiere enorgullecer al profesor de biología de su escuela secundaria? Recuerda esa lección sobre anatomía humana elemental e intenta acordarte cuál es la importancia del sistema nervioso central. ¿Cómo afecta a tus músculos?

No te preocupes, no te vamos a calificar. El sistema nervioso central está compuesto por el cerebro, la médula espinal y una red nerviosa que conecta ambos a tus músculos. Cuando contraes los músculos, un mensaje viaja desde el cerebro pasando por la médula espinal y los nervios hasta el músculo individual. El músculo recibe el mensaje y genera tensión. Por lo tanto, cualquier ejercicio, específicamente un entrenamiento intenso como el fisicoculturismo, requiere la participación del sistema nervioso. De la misma manera en que tus músculos se cansan por el uso excesivo, tu cerebro, médula espinal y nervios locales también se agotan.

Digamos que haces un entrenamiento intenso de piernas hoy. Luego, vas al gimnasio al día siguiente para dedicarte a entrenar los pectorales y notas que no puedes levantar el peso normal en el banco. Esto no es el resultado de la fatiga muscular, sino que se trata de fatiga neural. Los músculos de las piernas requirieron tanta energía para entrenar con esa intensidad tan alta, que pusieron una gran presión en todo el sistema. Y cuando el sistema nervioso está cansado, todos los principales grupos musculares se ven afectados. Te sientes agotado, tu funcionalidad es limitada y tu fuerza se ve comprometida. Este grado de fatiga puede extenderse hasta 48 horas, por lo que se recomiendan por lo menos dos días de descanso entre cada entrenamiento que cubre los mismos grupos musculares.

A diferencia de la fatiga muscular, que te permite entrenar otra parte del cuerpo sin afectar negativamente tu rendimiento general, la fatiga del sistema nervioso central requiere un descanso completo para recuperarse. Cualquier ejercicio intenso que hagas dentro de las 48 horas puede provocar más agotamiento en tu sistema y complicar todo aún más.

Si quieres recuperarte completamente, debes dormir y darle tiempo a tu cuerpo para que descanse. Si sientes que agotas tu sistema nervioso central de manera regular, es posible que tengas que cambiar tu programa de entrenamiento. En lugar de una división tradicional, algunos atletas combinan actividades de alta y baja intensidad. Por ejemplo, podrías organizar tu semana de esta manera:

Día 1:
Por la mañana: pectorales
Por la tarde: isquiotibiales

Día 2:
Recuperación activa/pantorrillas, abdominales, entrenamiento aeróbico

Día 3:
Por la mañana: espalda
Por la tarde: cuádriceps

Día 4:
Recuperación activa/pantorrillas, abdominales, entrenamiento aeróbico

Día 5:
Por la mañana: hombros
Por la tarde: brazos

Día 6:
Recuperación activa/pantorrillas, abdominales, entrenamiento aeróbico

Si te aterroriza la idea de tener más días libres, no lo hagas. Recuerda que los músculos se desarrollan cuando descansas, no cuando estás en el gimnasio. Permitir que tu cuerpo, incluyendo tu sistema nervioso central, descanse de forma adecuada para recuperarse entre cada entrenamiento es muy importante para lograr los resultados que deseas.

FUENTE:
Mindandmuscle.net