La salud mental de Victoria D'Ariano

Mi nombre es Victoria D'Ariano y soy una persona influyente en las redes sociales. Participé en competencias de entrenamiento durante los últimos cinco años y mi vida gira en torno al entrenamiento, a comer de cierta forma y a buscar constantemente mejorar mi físico. Durante los últimos seis meses, mi vida ha cambiado y mi concentración se ha modificado. Ya no compito y en cambio me dedico a mejorar quien soy como persona en mi interior frente a mi exterior. Te puedes preguntar, ¿por qué el cambio repentino?

He luchado con problemas de mi salud mental desde alrededor de los 10 años. Me diagnosticaron depresión y ansiedad y toda mi vida ha sido una montaña rusa. El entrenamiento para mí fue como una salida, una terapia. Era una forma de estar presente, poder salir de mi cabeza y permitirme expresar lo que guardé con tanta firmeza. Cuanto más me involucro, la obsesión se apodera de mí y de una forma poco saludable y positiva. Ya no valoraba la importancia real de hacer ejercicio. En cambio, todo se trata de ver las cosas de cierta forma; buscaba la "perfección".

Siempre tuve problemas con mi imagen corporal. Supongo que así es como terminé practicando deportes en primer lugar: podía proponerme ser atlética pero también mejorar mi físico. No hay nada malo en desear mejorar tu físico, pero debes aceptar y sentirte orgulloso de donde has llegado a cada paso del camino. Yo no hacía esto, en todo lo que me enfocaba era a donde quería llegar. Lo triste era que cada vez que lo lograba, no me sentía satisfecha, ya que mi mente ya se había enfocado en el siguiente objetivo físico. Cuanto más hacía, más infeliz e insegura me sentía.

La felicidad para mí dependía de como lucía. Siempre esperaba lucir torneada y en el momento en que no lo estaba, me sentía infeliz, me decepcionaba y pensaba que decepcionaba a los demás. Se convirtió en un ciclo vicioso. Estaba tan obsesionada con mi cuerpo que no disfrutaba de la vida y de las cosas que tienen valor real. Rechazaba sentirme feliz por la persona que soy por dentro y por el impacto positivo que tenía sobre otros a raíz de esto. Todo lo que pensaba era que necesitaba lucir de cierta forma y que no era lo suficientemente buena si no lo lograba.

La fluctuación de mi peso, junto al sobreentrenamiento y al estrés que provocaba en mí, causó que mi depresión y mi ansiedad empeoraran, estaba constantemente inestable a pesar de estar medicada. También sufría de conductas obsesivas con la comida y de ansiedad extrema sobre lo que comía. Cada vez que comía algo "malo", instantáneamente sentía culpa e ira hacia mí. Estaba perdida y en lugar de disfrutar de los ejercicios por todos sus asombrosos beneficios, estaba controlada por ellos, obsesionada.

Decidí dar un paso atrás y finalmente pude ver la imagen con claridad. Luego me dí cuenta de lo insalubre que este deporte era para mí y de cuanto me estaba dañando. Siempre me gustó hacer ejercicios y la forma en que me hacía sentir, lo extraño. Eso es en lo que estoy trabajando para poder volver. Los beneficios que brindan los ejercicios son más que increíbles y es muy importante ponerlos en práctica en tu vida, de la forma correcta y saludable.

Lucho por la salud mental y por ayudar a otros a mejorar y a crecer como lo hago yo. Tantos de nosotros tenemos la misma lucha pero nunca hablamos de ellas. Solo pintamos la imagen que deseamos en las redes sociales, que solo muestra una pequeña parte de la vida real. Quiero que todos sepan que nunca están solos y que pueden superar los días más negros, a pesar de que se siente lo contrario. Agradezco poder escribir para BPI Sports, para demostrar cuanto hace esta marca por la salud mental y la salud en general. ¡Espero poder compartir más temas y conocimientos sobre la salud mental con todos ustedes!

-Victoria