por qué estoy dolorido

Te esforzaste al máximo en tu entrenamiento. ¡Genial! ¿No te sientes increíblemente bien? Bueno, tal vez para responder esa pregunta habría que ver cuánto tiempo pasó desde que terminaste. Al día siguiente, en cuanto te levantas, cualquier movimiento normal te genera dolor. ¿Y dos días después? Te duele hasta respirar. La mayoría de ustedes probablemente conocen la sensación, pero muchos desconocen el motivo.

¿Qué es lo que causa este dolor con demora?

La capacidad de movimiento torpe y limitada y la tentación de frotarse con Bengay en todos lados son cortesía del dolor muscular de aparición tardía (SOMS, en inglés). El DOMS suele aparece cuando uno incorpora algún ejercicio nuevo a la rutina. Puede tratarse de un ejercicio nuevo, de un aumento de intensidad o de volumen. También es frecuente si hace un tiempo que no entrenas o eres completamente nuevo en algo. Este dolor es una pauta de que tu cuerpo se está adaptando a la actividad. Por lo general aparece seis a ochos horas después de tu entrenamiento y el su momento más alto es entre 24 y 48 horas después del entrenamiento.

La ausencia de "ácido láctico" en esa respuesta puede resultarte sorprendente. A pesar de la creencia popular, el dolor no es resultado de la acumulación de ácido láctico. El DOMS es resultado de microdesgarros en los músculos y tejidos conectores que los rodean, que causan inflamación.

También te sorprenderá saber que el acto de levantar pesas (la fase positiva) no es lo que causa esos microdesgarros. Por ejemplo, levantar una mancuerna hacia ti no es el movimiento que causa el dolor. Una vez que el peso está arriba, es bajar la mancuerna, o la fase negativa, lo que estira el músculo y causa el trauma.

¿Si no me duele significa que mi entrenamiento no fue bueno?

Muchos atletas masoquistas creen que el DOMS es la forma de "probar" que su entrenamiento es suficientemente exigente. Pero el dolor no es el único indicador de un buen entrenamiento. Si recién comienzas, es posible que te duela muchísimo después de cada entrenamiento, pero a medida que progreses y estés más fuerte, el DOMS te afectará cada vez menos.

¿Se puede evitar el dolor?

Lamentablemente no. Si bien un calentamiento y enfriamiento adecuados pueden ayudar a prevenir lesiones, cualquier actividad nueva o aumento en la intensidad resultan en dolor. A medida que tus músculos se adapten, te dolerá cada vez menos. Si quieres reducir el dolor al máximo, prueba aumentar la intensidad alrededor de un 10% por semana. Esto es suficientemente gradual para reducir la presión sobre tus músculos.

Cómo eliminar el dolor.

Aunque sea molesto saberlo, hacer algo de entrenamiento liviano es la mejor forma de aliviar el dolor. Al entrenar uno aumenta el flujo sanguíneo hacia los músculos. Esto ayuda a acelerar la recuperación.

Otras formas de alivio incluyen:

  • Masajes
  • Tomar un baño de inmersión caliente o de sauna
  • Hidratación: procura beber mucha agua para poder liberar tus músculos de toxinas.
  • Usar rodillos de espuma: la compresión y el movimiento de los rodillos sobre los tejidos estimula el movimiento del líquido y el proceso de cicatrización.
  • ¡Duerme! Esta es la clave más fácil y sin embargo más ignorada de la recuperación.
  • Toma suplementos: los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA) ayudan a reparar y reconstruir músculos y optimizan la recuperación. Prueba nuestro nuevo Best BCAA™ w/ Energy para obtener todos los beneficios de los aminoácidos, además de reforzar tu energía.

FUENTES:
Dailyburn.com/life/fitness/doms-muscle-soreness/
Bodybuilding.com
MensFitness.com